Obsesión por no casarse

Existe una tendencia clara por parte de las mujeres a no querer dar el sí quiero de por vida.

Hubo un antes y un después de la famosa serie Sexo en Nueva York. Ayudaron películas como El diario de Bridget Jones y su secuela, pero la tendencia es ahora más vigente que nunca: existe una moda clara por parte de las mujeres a no casarse.

El diario The New York Times se ha hecho eco de ello, y habla ya de una obsesión casi enfermiza por no pasar por el altar. Si antes el sueño de una niña era dar el sí quiero con un vestido blanco tipo princesa, ahora parece ser que el matrimonio ha quedado reducido a una simple monetización del enlace.

Es decir, un negocio en el que no está claro si hay más beneficios que desventajas. En cualquier caso, los divorcios se contabilizan y los acuerdos prematrimoniales se detallan hasta la máxima expresión. Independientes, atractivas y con las ideas claras, la mujeres del siglo XXI no parecen estar dispuestas a lidiar por su preciado espacio con un compañero de por vida. Y es que algunas mujeres no son carne de boda.