Los catalanes son los que más se divorcian

Los divorcios se redujeron un 4,2 por ciento y las separaciones un 7,6% en el 2015, mientras que los procesos de nulidad, que fueron recientemente reformados por la Iglesia, aumentaron un 27,4%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y recogidos por El Periódico de Catalunya. Así, la comunidad catalana registró la mayor tasa por cada 1.000 habitantes -el 2,6-, mientras que Castilla y León – con 1,6- presentó la menor incidencia.

La duración media de los matrimonios hasta la fecha fue de 16,2 años (una cifra superior a la del 2014, que era de 15,8 años), en tanto que fue otorgada la custodia compartida de los hijos en el 24,6% de los casos de divorcio (en el 21,2 % en el 2014). La Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios Año 2015 que publica el INE registra un total de 101.357 casos de nulidad, separación y divorcio, lo que supuso una tasa de 2,2 por cada 1.000 habitantes y significa un descenso del 4,3 % respecto a 2014.

Por tipo de proceso, se produjeron 96.562 divorcios -el 75,9 % de mutuo acuerdo-, 4.652 separaciones -el 86,3 % fueron acordadas- y 144 nulidades -el 13,7 contenciosas-; los divorcios representaron el 95,3 % del total, las separaciones el 4,6 % y las nulidades el 0,1 % restante. El mayor número de divorcios y separaciones el pasado año entre cónyuges de diferente sexo tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años (la edad media de las mujeres fue de 44,1 años y en el caso de los hombres fue de 46,5 años). Por otro lado, los datos arrojan que ocho de cada diez divorcios tuvo lugar entre cónyuges de nacionalidad española.

Mayoría de custodias, para la madre.

El 42,9% de los matrimonios correspondientes a las resoluciones de separación o divorcio no tenían hijos (menores o mayores dependientes), lo que significa un balance similar al año anterior. Respecto a las rupturas con hijos, en el 57,5% de los casos se asignó una pensión alimenticia (en el 75,9% el pago correspondió al padre, en el 4,5% a la madre y en el 19,6% a ambos cónyuges).

La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en siete de cada diez casos (en el 69,9%, en 2014 fue en el 73,1%), en el 5,1% la obtuvo el padre -frente al 5,3% de 2014-, en el 24,7 % fue compartida (21,2% del año anterior) y en el 0,4 % se otorgó a otras instituciones o familiares.

La duración media de los procedimientos fue de 4,6 meses, ligeramente superior a la del año 2014, que resultó de 4,4 meses.