La importancia de hacer testamento

Estamos en una era en la que la que dos de cada cinco matrimonios se divorcia y esa ruptura matrimonial se ve como un fracaso, cosa que provoca que las personas que han sufrido una crisis matrimonial no quieran volver a casarse. A pesar de todo la naturaleza humana tiende a emparejarse de nuevo y se crean parejas estables que también están reguladas por la ley.
¿Qué pasa cuando una miembro de esa pareja estable, que ni tan siquiera ha querido registrarse como tal, fallece y resulta que no había hecho testamento?, pues que su compañero o compañera tiene incluso más derechos que el cónyuge viudo:

1.- En caso que el difunto/a no tenga hijos, la pareja se convierte en heredero/a universal de toda la herencia, con preferencia frente a los padres y hermanos.
2.- Si el difunto/a tiene hijos, la pareja se convierte en la usufructuaria/o de toda la herencia.
3.- Tiene derecho a un año de uso del domicilio, más un año de alimentos a cargo de la herencia, si no tiene ingresos para vivir.
4.- Se queda con todos los muebles y ajuar doméstico, salvo joyas, objetos de valor artístico y muebles que se pueda demostrar que tiene una procedencia familiar del difunto.

Lógicamente, si la persona fallecida ha realizado testamento, se aplicarán las disposiciones que el testamento recoja, a excepción de los puntos 3 y 4 que corresponden a la pareja superviviente, exista o no exista testamento.