El primer divorcio de la Historia sucedió en Italia y durante la Edad Media

El  matrimonio estaba formado por Pasquina Meteoli y su marido Simone de Matrezzo, ambos residentes en Roma y él de profesión, tejedor. En aquella época un matrimonio no podía ser disuelto (año 1431) pero se han encontrado unos documentos presentados ante el aquel entonces notario de la ciudad de Parma donde se deja constancia que el matrimonio manifiesta, de común acuerdo, que han decidido separarse de “cuerpo y bienes” debido a las continuas diferencias que se sucedían en su vida cotidiana.

Según el relato del documento, la signora arrojaba objetos contundentes a la cabeza de su esposo y éste a su vez le propinaba, en devolución, unas palizas de órdago.

Ambos decidieron acordar ante notario vivir en lugares diferentes hasta “calmar los ánimos”

En aquella época el maltrato físico a la mujer era aceptado por las autoridades y considerado como usual, ya que, como se expone en el llamado Protocolo de Brescia, fechado en 1378, se podía aplicar un castigo a la mujer de forma honesta y justa siempre que fuera con el consentimiento jurídico.