La dirección de la empresa, cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, podrá acordar modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo. Se considerarán tales las que estén relacionadas con la competitividad, productividad u organización técnica o del trabajo en la empresa.

Leer más: ¿Me pueden modificar el contrato de trabajo?

Salvo que los contratantes dispongan de otra cosa, los gastos de otorgamiento de  escritura pública son de cuenta del vendedor y los de la primera copia y demás posteriores a la venta de cuenta del comprador, conforme establece el artículo 1.455 del Código civil. Por gastos de otorgamiento de  escritura pública han de entenderse los relativos a la escritura matriz.

Leer más: ¿Cómo se reparten los Gastos de la Escritura de Compraventa entre el Vendedor y el Comprador?


La respuesta no es fácil, por un lado la relación laboral se mantiene viva mientras el juez no dicta sentencia, por lo que el trabajador tiene la obligación de acudir al trabajo aunque el empresario no cumpla con el abono del salario, por muy injusto que parezca. El no acudir al trabajo puede considerase abandono del trabajo, esto es, baja voluntaria del trabajador sin derecho a indemnización ni a la prestación por desempleo.

Leer más: Si la empresa no me paga ¿debo seguir acudiendo a mi puesto de trabajo?

Pese a que pueda parecer un tópico, desde el punto de vista psicológico existen notables diferencias entre el amor desde el punto de vista del hombre y de la mujer. “En occidente el hombre se enamora por la vista y la mujer por el oído”, afirma el psiquiatra,  Enrique Rojas. Según su opinión, las mujeres saben mucho más de psicología y de sentimientos que el hombre y salvo en casos excepcionales de hombres intelectuales o muy espirituales, el hombre se comporta de un modo primario en las relaciones, mientras que la mujer es mucho más secundaria. “La mujer sabe lo que es enamorarse y buscar la belleza interior, mientras que el hombre se queda a menudo en la exterior”, asegura.

Leer más: Las mujeres se enamoran por el oído y los hombres por los ojos