Hace poco más de un año que mi mujer y yo nos separamos porque la convivencia era imposible. Tenemos dos hijos de 7 y 9 años y he observado que cada vez se muestran más distantes y recelosos conmigo. Según me ha contado mi hija, su madre les dice que yo soy el culpable de la separación, que no les doy dinero y que los tengo abandonados. No sé cómo debo actuar”