Mila Cahue, , psicóloga especializada en temas de pareja, apunta en su nuevo libro que  el tercer trimestre del año, justo después de las vacaciones de verano, es la época del año en la que se producen más divorcios o separaciones. Son muchos los motivos por los que se dan las rupturas, pero son dos las principales causas: el exceso de tiempo que se pasa en pareja o la poca comunicación que se tiene durante el año y que refleja su efecto negativo durante las vacaciones.

Leer más: Y después de las vacaciones de verano… llegó el divorcio